El Puerto de Alicante

Alicante es una ciudad mediterránea hasta la médula. Fue el mar el que convirtió esta pequeña villa en una gran ciudad comercial gracias a su puerto y donde nació el primer cine en España.

El Puerto de Alicante es una de las zonas más representativas de la ciudad que, además, recoge esa amalgama de elementos que definen a la personalidad propia de este enclave abierto al mundo: historia, modernidad, gastronomía, ocio, cultura, gente, luz, mar.

Orígenes del Puerto de Alicante

La historia del puerto se remonta a los tiempos de los íberos y los romanos. Su importancia fue creciendo a lo largo de los siglos, hasta el punto de haber sido una pieza clave en la conversión de Alicante en una ciudad moderna. Durante muchos años, jugó un papel estratégico muy importante, ya que servía de entrada de mercancías que llegaban a la meseta castellana a través del valle del Vinalopó, la ruta más sencilla.

Bajo la tutela del Castillo de Santa Bárbara, a lo largo de los siglos, el puerto fue desarrollando su infraestructura portuaria principalmente con fines comerciales, aunque, en las últimas décadas, esta zona ha ido adaptándose hasta convertirse en un centro cultural y social clave en Alicante.

El Puerto en la ciudad de Alicante

Pegada a la playa del Postiguet, la zona del puerto supone hoy en día un espacio ecléctico que recoge todo tipo de propuestas, para todos los gustos y edades, y para cualquier hora del día.

La Puerta del Mar, donde tiene parada la línea 5 de TRAM Alicante, sirve como centro neurálgico que conecta el Postiguet, el puerto y el Casco Antiguo de Alicante. Si nos adentramos por la parte histórica, nos encontraremos con algunos de los monumentos y museos más importantes de la ciudad, como el Museo de Bellas Artes Gravina (MUBAG) o el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA).

Desde la Puerta del Mar se divisa ya uno de los edificios más emblemáticos de Alicante, que nos da la bienvenida al paseo del puerto: la Casa Carbonell, construida entre 1922 y 1925.

Cuenta la leyenda que este impresionante ejemplo de modernismo valenciano, obra del arquitecto alicantino Juan Vidal Ramos, es fruto de las ansias de “venganza” de Enrique Carbonell.

Al parecer, este empresario del textil originario de Alcoi tenía que hacer unas gestiones en Alicante, y tuvo un percance por el que acabó todo sucio; con el fin de asearse un poco, se dirigió al hotel Palas para hospedarse, pero allí le negaron la estancia por su aspecto. Carbonell, que quería pasar más tiempo en Alicante atraído por su buen clima, compró dos terrenos que había al lado del hotel y, como revancha por el trato recibido, mandó construir un edificio más grande y lujoso.

Casa Carbonell en el puerto de Alicante

Ocio, compras y cultura en el Puerto de Alicante

El paseo del puerto es un lugar ideal para pasear, y está repleto de locales de hostelería y tiendas en las que realizar una parada para recobrar fuerzas o llevarse algún recuerdo de la ciudad.

Los muelles, reconvertidos en lugares de ocio, albergan restaurantes y algunos de los locales nocturnos más populares de la noche alicantina. La Zona Volvo Ocean Race y el Muelle Levante arropan la Marina Deportiva del Puerto, y también acogen puntos de referencia como los hoteles Meliá y Porta Maris, o el Casino Mediterráneo de Alicante. Como su nombre indica, este local es un casino en el que puedes practicar si conoces las reglas del blackjack, pero también puedes ir simplemente a tomar algo, disfrutar de algún espectáculo o comer en su restaurante, regentado por el chef Gaspar Tomás.

Toda la zona es un placer para los amantes de la gastronomía, hay una buena variedad de locales, aunque se mantienen las barras y tabernas. Nos encontramos, por ejemplo, con la Taberna del Puerto, La Taberna del Gourmet o el Restaurante & Barra César Anca.

La bahía de Alicante por la noche

Justo enfrente del Muelle Levante, en el Muelle Poniente, se encuentra el centro comercial Panoramis, y entre uno y otro, del lado del paseo, está la popular Explanada de España, donde se sitúa el Auditorio Municipal de La Concha.

Bien sea en el Auditorio o en otros puntos del Puerto de Alicante, son habituales los conciertos, sobre todo en las noches de verano. Un buen ejemplo de esta actividad cultural es el Ciclo Muelle12, que programa conciertos y otros espectáculos de distintos estilos entre el mes de marzo y septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.